Alta Viviendas Blog > Blog

Las grúas vuelven a España

6 abril, 2015 - 02:55 pm

OLYMPUS DIGITAL CAMERATras permanecer siete años varadas, las grúas han vuelto a las ciudades. Las zonas donde más se nota su regreso son aquellas que se han “deshecho” del stock de viviendas que dejó la burbuja inmobiliaria, sobre todo en Madrid y Barcelona, sus áreas metropolitanas y algunas zonas de la costa donde los extranjeros han ido comprando casas a precio de ganga. Ese arranque es suficiente para que tanto desde el Gobierno como desde el sector se confíe en que por primera vez en ocho años la construcción contribuya al crecimiento económico. El ministro de Economía, Luis de Guindos, apuntó que el sector había pasado a ser una “aportación positiva” al producto interior bruto (PIB) y al mercado laboral.

La patronal Seopan estima que en 2015 el sector crecerá entre el 2% y el 4%, lo cual implica una contribución de 0,3 puntos al PIB. La cifra es modesta en comparación al pico del boom, en 2006, cuando la actividad suponía una cuarta parte del crecimiento. Sin embargo, la construcción podrá dejar atrás un periodo de siete años en los que, según Seopan, la caída de la inversión ha lastrado el crecimiento económico en 9,9 puntos, equivalentes a 100.000 millones de euros. “El crecimiento económico no vendrá de la mano de la construcción, sino por un aumento de la demanda en otros sectores o de las exportaciones. Pero por fin se invertirá el ciclo recesivo”, asegura Julián Núñez, presidente de la patronal, que prevé que tras haber destruido 1,7 millones de empleos desde 2008, este año se creen 55.000.
El sector prevé aportar 0,3 puntos al crecimiento y 55.000 empleos.

La construcción, que representa el 5,5% del PIB —la mitad que en 2007— empezó a recobrar pulsaciones el año pasado con la obra pública. Las licitaciones de obras crecieron el 18% entre marzo de 2014 y febrero de 2015, hasta los 12.291 millones de euros. Lo hicieron sobre todo por el aumento de la inversión de la Administración central en la red de AVE, que se comió el 60% del gasto del Ministerio de Fomento, y por las obras encargadas por los Ayuntamientos en vísperas electorales, que crecieron el 35,8% respecto a hace un año.

El aumento de la producción del sector se situaba en el tercer trimestre del año pasado en el 16%, según Eurostat, solo por detrás de Grecia, Eslovenia y Lituania y muy por encima de la media de la zona euro, del 2%. El consumo de cemento también aumentó en el segundo semestre de 2014. “En obra pública veníamos de un nivel muy bajo. Ahora nos situamos a niveles de comienzos de los ochenta. Hemos perdido 35 años”, matiza Núñez.

El volumen de edificación de 2014 hizo pensar al sector que se había tocado fondo después de haber experimentado un desplome de casi el 95% respecto a 2007. El año ha arrancado, sin embargo, con un dato que invita al optimismo. El pasado mes de enero los arquitectos y aparejadores dieron visados para construir 3.466 viviendas nuevas, lo cual supone un incremento del 34,8% respecto al mismo mes del año pasado, según el Ministerio de Fomento. Los permisos para rehabilitaciones también crecieron el 12,8%.

La salida sigue estando en manos de la banca. “En las principales ciudades, donde hay demanda, apenas queda stock porque las entidades financieras lo han ido liquidando. A eso se añade que estas ya dan hipotecas para viviendas que no son las suyas y la perspectiva de que los precios no van a seguir bajando”, dice Smerdou, de Foro Consultores..
Si Barcelona y Madrid fueron los dos primeros focos, las grúas regresan también a otras capitales de provincia, a la Costa del Sol y algunos puntos de la costa catalana. Pero otras zonas todavía arrastran los restos del naufragio: un ingente volumen de viviendas sin vender. “Quedan zonas como Castellón, Alicante o Murcia, con complejos urbanísticos asociados a campos de golf, que siguen pendientes de vender. Allí va a costar que se vuelva a construir”, remacha Carlos Smerdou.

Fuente: El País // Imagen: interempresas.net

Loading Facebook Comments ...

Tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *